domingo, marzo 7, 2021

30 minutos: la distancia que separa tres restaurantes centenarios

Asturias es, sin duda, sinónimo de tradición gastronómica. Los cocineros y cocineras asturianos llevan siglos recogiendo, perfeccionando e innovando en sus recetas. Quien nos visita, lo sabe. Durante los últimos meses, la hostelería está viviendo uno de sus peores momentos. Parece por ello un buen momento recordar algunas de esas joyas ocultas -o no tanto- que se esconden muy cerca de Gijón. Restaurantes centenarios que llevan décadas alegrando los paladares más selectos, y que bien merecen la visita. Todos ellos, a menos de 30 minutos en coche de la villa.

La Pondala (Somió, Gijón)

La Pondala

María González, ‘La Pondala’, fundaba este restaurante en 1891, en el barrio de Somió. Lo mejor de un chigre popular y de un restaurante de lujo se daba la mano en este local. María Jesús y Roberto Riginelli (cuarta generación) y Adriana Riginelli (quinta) regentan hoy esta casa de comidas emblemática en la ciudad. Tres opciones de menú gastronómico que convierten elegir en un acción complicada. Especial atención a su salpicón de bogavante.

Casa Gerardo (Prendes)

Casa Gerardo

Pedro y Marcos Morán, padre e hijo, son la cuarta y quinta generación que mantiene este restaurante con más de 135 años de historia a sus espaldas. Una Estrella Michelín y una cocina cuidada, basada en la tradición, son los estandartes con los que esta casa de cocina se ha convertido en una de las de mayor fama del Principado. Situada en Prendes, a escasos 15 minutos de Gijón, esta antigua casona asturiana de finales del siglo XX acompaña con el mejor escenario posible. Recomendado no marcharse sin probar sus fabada y su crema de arroz con leche.

Casa Lobato (Oviedo)

Casa Lobato

Fundada por José Lobato en 1898, al regresar de la Guerra de Cuba, este establecimiento ha vendido, a lo largo de su historia, ‘casi de todo’. Tienda mixta primero, estanco después, el local se destruye durante la Guerra Civil y es entonces el hijo, Enrique Lobato, quien hace resurgir el restaurante. El negocio funcionó, y hoy son el nieto y los bisnietos del fundador (José Manuel Lobato ‘Cholo’, Toni, Juan Luis y Marcos) quienes siguen la tradición familiar.

Con una cocina basada en el buen producto, este restaurante, situado en la falda del Monte Naranco, guarda en su bodega más de un tesoro, con más de 300 variedades del mejor vino.

Por Paula García Lastra

Popular

guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
- Publicidad -

Lo Último

× Cuéntanos