Banksy y Rapunzel

2 de octubre de 20203min

Banksy y Rapunzel

2 de octubre de 20203min
“Nun sé si El Solarón parirá nunos años ximielgues figures qu’intenten alcanzar les ñubes y poder tirar cuerdes de tender ente unes y otres ventanes”
“Pa que naide nun escaeza al Banksy de Xixón: l’artista que la ciudá merez, pero non el que necesita.


Al entamu de la cai Álvarez Garaya, tres la ilesia de San Xosé, llantáu como un enhiesto surtidor de sombra y sueño, atopamos l’antiguu edificiu Bankunión, el más altu de tola ciudá y, quiciás, ún de los más feos. 70 metros que raspien el cielu como una aguya. Hai otres munches torres en Xixón, nel polígonu de Pumarín sobremanera, qu’imiten a esa esgarbada estructura dende onde acolumbrar la redolada’l conceyu. Nun sé si El Solarón parirá nunos años ximielgues figures qu’intenten alcanzar les ñubes y poder tirar cuerdes de tender ente unes y otres ventanes, o siguirá calteniendo un praón onde axuntar perros y conversaciones.

Hai unes selmanes, pela nueche, hubo quien quixo da-y al Bankunión un cambiu d’imaxe d’una manera oficiosa. Escolingáu dende’l teyáu, pintó unes lletrones onde se lleía’l so nomatu: Zack. Zack, que cuido que nun vien de Zacarías, según lleo nos foros de periódicos dixitales —porque nun-yos presto muncha atención a les pintaes de la cai—, tien otres munches obres pela ciudá, pero de xuru qu’esta ye la más importante (polo menos, la más arriesgada). Estes palabres toi escribiéndoles dende fuera d’Asturies, a centenares de kilómetros del epicentru d’esi nuevu arte urbanu, asina que nun pueo almirar tan maraviyosa espresión pictórica si nun ye poles semeyes qu’atopo n’Internet; pero too esto recuérdame a esos mensaxes que portaben les avionetes que surcaben el cielu patrocinando Terra Mítica, conciertos de la Pantoja en Marbella y otres actividaes llúdico-folclóriques (quien pasó dalgún branu na costa mediterránea o la del Sol sábelo bien).

Dalgo curtio, ablucante, que nun cueste muncho asimilar y a otra cosa. Álvarez Garaya tamién fue testigu d’otru mensaxe que dio la vuelta al mundu cuando allumaron l’asfaltu con un gran JOGÍN con lluces de Navidá. Ellí, cao’l Bankunión, onde’l nuesu artista llogró lo impensable.

edificio bankounión san pedro gijón
Edificio Bankunión desde el suelo

Paez ser que Zack utilizó material de la obra col que tán remocicando la torre pa baxar unos metros y escribir na fachada. Nel mio maxín esto asocede d’otra manera. Mirái: Zack y la so moza —necesito un collaborador pa esti pensamientu— xuben a lo cimero’l Bankunión peles escaleres, promoviendo la vida activa y la salú cardiovascular. La rapaza —llamémosla Rapunzel—, gayaspera, roxa, tien una melena llarga que-y llega a los cadriles; si-y peta, puede facer que medre de sópitu tanto como quiera. Y asina, aprovechando esti don, dexa que’l pelo xuxa, pali pali, y baxe pela paré como una hedra. Zack gárralo y úsalo pa cañicase nel aire como Heidi y asina poder roblar, como si fuese un poder notarial, dando fe de que tou esi esfuerzu paga la pena.

Pa que naide nun escaeza al Banksy de Xixón: l’artista que la ciudá merez, pero non el que necesita.


Andres Treceño, médico y columnista de miGijón
4.6 9 votos
Valora este artículo
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
× Cuéntanos