sábado, abril 17, 2021
spot_imgspot_img
spot_img

“El UC Ceares es distinto a cualquier cosa que haya conocido”, Pablo Busto

spot_img
Pablo Busto, entrenador del UC Ceares (@UCCeares)

El romanticismo al servicio del fútbol. La historia del Unión Club Ceares es de esas que siguen cautivando a los amantes del fútbol de antaño. Para todos aquellos que siguen añorando el deporte de brega y barro, el campo de La Cruz sigue siendo la resistencia ante el fútbol moderno. En un año complicado por todo lo que nos rodea, el Ceares se ha convertido en un motivo para la alegría de su barrio. El equipo gijonés, dirigido por Pablo Busto, comanda su grupo en Tercera División y hace soñar con algo más a su afición. Una masa social que, mascarilla mediante, no abandona a su equipo sea cual sea el escenario. 

Gran parte del éxito de este año en La Cruz tiene nombre y apellidos. Pablo Busto mantiene su idilio con los equipos gijoneses. En 2019, el técnico de Salas logró un ascenso histórico a los mandos del Racing de la Guía. Una gesta que, con una pandemia trastocando planes por el medio, repitió la temporada siguiente con una permanencia. “Parece que no me sientan mal los aires de Gijón”, explica, entre risas, Pablo Busto. Un técnico que vive una temporada de ensueño a los mandos del Ceares. “Es mi primer año al mando de un equipo en Tercera y está viniendo todo de cara. Toca disfrutarlo mucho”. 

Celebración de un gol del Ceares en La Cruz, imagen muy repetida este año. (UC Ceares)

El encanto del Ceares

“Es totalmente diferente a cualquier cosa que haya conocido como entrenador. Sobre todo por la masa social”. Pablo Busto estuvo en varios banquillos asturianos antes de llegar a Gijón. Actuando como segundo entrenador de Pablo Lago, el salense dirigió al Luarca, Langreo, Avilés y Caudal. Incluso, con el equipo langreano, logró un ascenso a Segunda B. Pero nada se compara a La Cruz. “La forma de entender el fútbol que tienen en Ceares es única. Aunque las cosas no vayan bien, la gente siempre apoya”. Y, además, siempre ligado al barrio del que toma su nombre. “Está muy arraigado en el barrio y en la gente. Es algo muy positivo porque te hace identificarte más con el equipo y sus problemas”, explica el técnico

Unos problemas que, hasta la fecha, no hay que lamentar en La Cruz. Es temporada de alegrías para el equipo que juega frente a la Teyerona. El Ceares es el líder del subgrupo A del grupo asturiano de la Tercera División. Una temporada histórica para el equipo gijonés. “Toca rematar la primera fase y, luego, a soñar”,  comenta Busto con los pies en suelo ante una temporada que está despertando ilusiones en La Cruz. “La mayor pena es que nuestra afición no pueda estar entera con nosotros. Este año estarían disfrutando mucho en el campo”, lamenta.

Un año contra todas las adversidades

La temporada no está siendo ni mucho menos sencilla, pese a lo que pueda parecer viendo la tabla clasificatoria. Más allá de la pandemia, el Ceares se ha visto forzado a abandonar su añorado campo en varias jornadas. La falta de iluminación en La Cruz provocó que los teyeros tuvieran que jugar en el campo municipal de Lloreda. “Creo que nos da más mérito incluso porque también logramos hacer un fortín a Lloreda. Son dos campos muy distintos y estamos saliendo muy bien parados en ambos”, añade el mister. 

Una vez de vuelta a La Cruz, el barro es un habitual en los partidos del Ceares como local. “Es algo que le aporta más épica al juego, pero es cierto que el campo acumula mucha agua”. Una característica que no impide que el Ceares pueda jugar en su campo. En parte, gracias al desempeño de su directiva, como alaba Pablo Busto. “Dos días antes del último partido en casa, fui al campo y dije que era imposible jugar. En el día del partido, estaba genial para jugar. El trabajo de la directiva fue impresionante”.

Un detalle más de los que hacen al Ceares un equipo diferente. Su directiva, su cantina o su forma de entender el fútbol hacen único al equipo gijonés. Un conjunto que sigue despertando pasiones entre los amantes del fútbol de otras épocas y que busca perseguir un sueño de la mano de Pablo Busto. Un salense afincado en Gijón al que le sientan muy bien los aires de la capital de la Costa Verde.


Borja Fernández es colaborador en miGijón y periodista en Radio Marca Asturias

Popular

guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
- Publicidad -spot_img

Lo Último