miércoles, abril 14, 2021
spot_imgspot_img
spot_img

Detrás de los funerales ‘vikingos’ de Gijón

spot_img
Una empresa gijonesa ofrece la posibilidad de entregar cenizas al mar desde embarcación, una práctica que se remonta a los vikingos

El auge de la cultura nórdica, apoyada en la popular serie de TV, ha acercado a los aficionados a este tipo de ceremonias


Los vikingos están de moda. Ha ayudado el boom de ‘Vikings’, la épica serie de TV que ha arrasado en plataformas digitales. En plena efervescencia de barbas y hachas, Gijón reclama su espacio como protagonista en la historia del conocido pueblo guerrero.  

La cultura vikinga y su mitología son ricas en leyendas y tradiciones que cada vez captan más la atención de la gente. Uno de estos rituales, el funeral, parece haber encontrado una alternativa moderna en el servicio de la empresa Gijón al mar. 

(Foto: Asociación Cultural Hijos del Lobo)

Los responsables de esta compañía de entrega de cenizas al mar desde embarcación se vieron sorprendidos por el reclamo que supone esta forma de despedida entre los amantes de lo nórdico. Fue el caso del madrileño Álvaro López, fallecido recientemente y un gran seguidor de esta cultura. Hemos podido hablar con su hermana: “La mitología significaba mucho para él, a pesar de ser no ser creyente le encantaban la griega, la romana… pero en especial la vikinga. Es por eso que siempre ha bromeado con que su despedida sería como la de un vikingo, para así entrar al Valhalla (el Cielo)”.

“Una de las despedidas vikingas consistía en depositar el cuerpo en un drakkar (barco largo) y prenderlo en llamas. Es por eso que nosotros llevamos una maqueta de drakkar para echar al mar a la vez que las cenizas, y por lo que su urna estaba repleta de runas vikingas y, por supuesto, el símbolo de los guerreros del dios Odín”, hermana de Álvaro López


Y así fue. Aunque la idea original era una despedida en Noruega, las complicaciones de la burocracia hicieron que la familia de Álvaro buscara información sobre el primer desembarco vikingo en España. La respuesta fue Gijón, y más concretamente, Gijón al mar.

(Foto: Hijos del Lobo)

Batalla vikinga en San Lorenzo

Una crónica latina del siglo XII emplaza el primer desembarco vikingo de la Península en Gijón, en el año 844. Se cuenta que el rey asturiano Ramiro I los derrotó en las arenas de San Lorenzo. Pero no del todo. Hoy los ‘vikingos’ están más vivos que nunca.

Gracias a asociaciones gijonesas como Hijos del Lobo, la cultura norteña goza de buena salud en el Principado. Su presidente, Nacho Rodríguez, anticipaba a principios de la década que fenómenos como ‘Juego de Tronos’ estaban “volviendo a enganchar a los vecinos al mundo de espadas y caballos”. La serie ‘Vikings’ hizo lo suyo también, así como el superhéroe Thor, y ahora no es raro ver juegos y celebraciones vikingas en eventos varios.

Vídeo promocional del ‘Barbarian Fest‘ (Hijos del Lobo)

¿Por qué gustan tanto?

La afición por lo vikingo en 2020 es tan fuerte que incluso mucha gente se está convirtiendo a su religión. Nacho Rodríguez nos explica el fenómeno: “El odinismo, en sus diferentes vertientes, se basa en la sintonía con los dioses a través del respeto a la naturaleza y a los ancestros. La gente va al bosque con un druida para desconectar del mundo actual. Es una forma que tienen de salirse de la norma”.

La asociación Hijos del Lobo ya ha participado en festivales como Metrópoli y recientemente acaban de cerrar la temporada de comuniones, donde acercaban a los más pequeños el rico legado nórdico. El coronavirus, no obstante, les chafó su plato estrella, el Barbarian Fest, una exhibición ‘bárbara’ que tendrá que esperar al año que viene.

Nacho Rodríguez y su mujer, Iris (Foto: Hijos del Lobo)

La mujer guerrera: de valquirias y caudillas

El importante papel de la mujer en las sociedad vikinga, sobre todo en su vertiente militar, es un gran descubrimiento de tiempos recientes, como cuenta Nacho: “El deshielo de algunos yacimientos debido al cambio climático ha dejado al descubierto nuevos hallazgos. Recientemente, se descubrió una gran tumba dedicada a alguien de extrema importancia en su zona, un gran estratega militar. Era una mujer. Se confirma así que las mujeres no solo estaban adiestradas en el combate para defender las poblaciones, sino que también dirigían a los hombres”.  

En el plano mitológico, destaca la fuerte iconografía de las valquirias (“selectoras de caídos en el combate”), divinidades femeninas, de aspecto bélico y caballos voladores, que elegían a los guerreros más heroicos muertos en batalla para llevarlos al paraíso, donde esperarían bebiendo hidromiel a la batalla del fin del mundo o Ragnarok.

Por Agustín Palacio

Popular

guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
- Publicidad -spot_img

Lo Último