jueves, febrero 25, 2021

El Gijón industrial del pasado: 3 fábricas que marcaron el desarrollo de la ciudad

La construcción de la carretera Carbonera en 1842 supuso el inicio de un proceso de industrialización en la ciudad, que fue aún más intenso en los barrios occidentales. La llegada del ferrocarril de Langreo en 1856, el ferrocarril del Norte en 1874 y la expansión del puerto de El Musel crearon un espacio excepcional para el desarrollo de actividades industriales en estos barrios. Hace unos días os hablábamos de La Algodonera, pero hay muchas otras fábricas imprescindibles en el Gijón industrial. Hoy repasamos algunas de las más importantes.

Fábricas antiguas de Gijón

1. La Estrella de Gijón

Esta conocida fábrica de cerveza asturiana nació en Gijón en 1893. La fábrica, fundada por la sociedad Suardíaz y Bachmaier, ocupaba tres edificios en el entorno de Santa Olaya, los que hoy siguen conociéndose como los edificios La Estrella. 

La empresa se dedicó a la producción de cerveza, bebidas gaseosas, hielo artificial y ácido carbónico líquido. De hecho, fue considerada en su día la mejor fábrica de España de este último compuesto. Aunque si por algo fue reconocida la marca es por su cerveza. Para darla a conocer, los domingos y festivos veraniegos en el prado de la fábrica se celebraron bailes y meriendas con el objetivo de promocionar la degustación de cerveza en los hombres y de gaseosa en las mujeres.

En 1975 La Estrella fue vendida a su principal competidor en Asturias, el Águila Negra de Colloto. 42 años más tarde, en 2017, Serxu Solares volvió a recuperarla .

2. Fábrica de sombreros

Hubo un tiempo en que eran muy pocos los asturianos y asturianas que salían a la calle sin sombreros, y la industria de este complemento vivía entonces su época dorada. Un buen ejemplo es la fábrica de sombreros de Gijón, fundada en 1901. La producción anual llegó a superar las 500.000 unidades, abasteciendo tanto el consumo interno (Norte de España y Levante) como a la exportación (Europa e Hispanoamérica).

En ella llegaron a trabajar más de 200 personas, que tenían fama de líderes en la lucha por las reivindicaciones obreras, y que contaban además con la maquinaria más moderna importada de Italia.

El fin de la moda del sombrero en los años 50 supuso también su cierre. Tras el cese de la actividad, sus instalaciones fueron ocupadas por la fábrica de baldosas, mosaico y terrazo Bachiller y por los talleres mecánicos La Calzada. Años más tarde, en 1989, se construyó el centro de salud en parte del solar.

3. Fábrica de Loza

Mariano Pola y José Rosal fundaron en 1876 la fábrica de Loza La Asturiana, la primera factoría levantada en el Natahoyo. Su importancia fue tal que llegó a estar considerada como una de las tres mejores fábricas de loza de España junto a las sevillanas de San Juan de Aznalfarache y la de La Cartuja.

Además, fue también la primera fábrica en establecer la llamada ‘semana inglesa’ para los empleados de las oficinas. Ésta consistía en 44 horas semanales con descanso los sábados por la tarde, lo que era todo un privilegio laboral para la época.

Las vajillas fueron una de sus primeras producciones y abastecían un mercado emergente propiciado por el deseo de la burguesía asturiana de ennoblecer sus mesas.

En 1988 se derribaron las instalaciones del Natahoyo y la fábrica se traslada a Porceyo bajo la denominación de Porcelanas del Principado.

Por Mi Gijón

Popular

guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
- Publicidad -

Lo Último

× Cuéntanos