sábado, abril 17, 2021
spot_imgspot_img
spot_img

Gambito de dama

spot_img
diario pop firma

El terreno abonado que abandona el PSOE lo recogerá gustosamente Pablo González para relanzar a su partido


La teoría del caos nos enseña que el vuelo de una mariposa en Tokio puede provocar tornados en Kansas. Primero fue una falsa moción de censura en Murcia. A continuación, la disolución de la Asamblea de Madrid y la convocatoria de elecciones para el próximo 4 de Mayo. A la machada de Díaz Ayuso le siguió otra moción de censura en Castilla y León. Y en esas estamos desde ayer, tratando de provocar la caída definitiva de Ciudadanos con la recomposición de la derecha, en una jugada de ajedrez que reinicia la legislatura secuestrando políticamente a Arrimadas.

A Pedro Sánchez y a Inés Arrimadas le deberemos una mayoría absoluta el 4 de Mayo en Madrid. Isabel Ayuso parece una mujer enajenada, pero hay que reconocerle una astucia que la convierte en una mujer peligrosa. Ha asimilado el discurso de la derecha libertaria amparada en una pandemia. Gobierna para los millennials y también para algunos boomers con la crisis de los cuarenta un poco atrasada. En cualquier caso, se los traerá de calle a todos con los bares abiertos hasta que el sol cierre la madrugada. En Asturias sucede todo lo contrario. Barbón gobierna para los jubilados y los «güelitos» y también se los trae de calle. Cada uno gobierna para sus votantes. Y no hay más.

En función de lo que suceda el 4 de mayo, sabremos si Núñez Feijóo y su cuadrilla se decidirán a dar el paso o si, finalmente, Feijóo gobernará para sus gallegos y nada más. Y esto sí nos interesa a los asturianos, porque en función de lo que se decida, Teresa Mallada y Pablo González asumirán un discurso más racional y responsable o uno más trumpista y libertario.

“En Gijón no es un gambito de dama sino el Plan de Vías el que está reconfigurado la derecha

En cualquier caso, la recomposición de la derecha ya ha comenzado, tal y como José María Aznar había recetado en su último encuentro con Pablo Casado. No nos escandalicemos si el PP se apoya en VOX para gobernar comunidades y ayuntamientos. Tampoco si vemos a VOX en alguna consejería de Turismo o Sanidad. La incorporación de VOX a las instituciones está a las puertas. El poder por asalto, previo pago de su importe, a los tránsfugas de ciudadanos que haga falta. Paga Egea.

En Gijón no es un gambito de dama sino el Plan de Vías el que está reconfigurado la derecha. El sentido del consenso y la democracia servirán de base para unir a foristas, populares y esa votante silencioso de VOX que siempre nos mira de soslayo. Sin Cascos todo es más fácil para provocar un reencuentro sin reproches, sin nostalgia, a sabiendas de que el terreno abonado que abandona el PSOE lo recogerá gustosamente Pablo González para relanzar a su partido. El centro político se transforma. Es la derecha de siempre, vestida de centro. Y ahora que VOX permitió aprobar el decreto de Sanchez para la gestión de los fondos europeos COVID, más democrática que nunca. Ay.

Popular

1 COMENTARIO

guest
1 Comentario
Más antiguo
El más nuevo Más votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Jorge Sánchez
Jorge Sánchez
1 mes hace

Si Victor es la derecha de siempre, pero yo pregunto donde está la izquierda de siempre, porque esta que nos gobierna ahora además de inculta, aprovechada y oportunista es sectaria a más no poder.

- Publicidad -spot_img

Lo Último