jueves, febrero 25, 2021

La huella de la burguesía en Gijón: ruta por las fachadas modernistas más bonitas

En el Gijón de 1900, inmerso entonces en una dinámica de desarrollo en todos sus ámbitos, la burguesía emergente en la ciudad persiguió dejar patente la huella de su presencia. Y lo hizo, entre otros mecanismos, sirviéndose de la arquitectura. Las edificaciones gijonesas que se hicieron eco de la tendencia modernista se sitúan principalmente en el centro de la ciudad, permitiendo seguir así un recorrido por los principales edificios modernistas de Gijón. 

Los edificios modernistas de Gijón más bonitos

Eran finales del siglo XIX y principios del XX. Los efectos de la Revolución Industrial ya se notaban en toda Europa, y la aparición de una clase acomodada de propietarios, comerciantes e industriales ya es una realidad. El centro de poder pasa a manos de los burgueses, que llevan una remodelación urbanística acorde a sus necesidades.  Ya no hay cabida para casas humildes ni caserones medievales, sino viviendas para los burgueses adinerados, los nuevos ricos de la sociedad. En Gijón son muchos los edificios modernistas en los que aún es posible ver su huella. 

  1. Edificio de Jovellanos esquina con la Merced

Diseñado por el arquitecto barcelonés José Graner en 1901, recurre a una solución muy característica de estos años que es la del tipo de casa con fachadas a dos calles, típicamente burguesa. La relación con el modernismo catalán, especialmente de sabor gaudiano, se pone de manifiesto tanto en la llamativa solución de remate por medio de pináculos como en la incorporación de caprichosas formas orgánicas en la decoración de los balcones. 

  1. Edificio calle Cabrales nº43

Magnífico edificio de dos plantas diseñado por Mariano Marín, uno de los más destacados arquitectos del cambio de siglo, en el año 1901. Destaca por la presencia de grandes zonas acristaladas y por la profusión ornamental, que como en el resto de edificios de la época, se explica por el deseo de los propietarios de volcar de cara al exterior su privilegiado status social.

  1. Edificio calle Cabrales nº18

Fue diseñado por Manuel del Busto en el 1903. La rehabilitación llevada a cabo en 2006 recuperó la magnífica cúpula-mirador original. Toma influencias del modernismo belga  con el empleo de la cerámica y el uso de cabezas enmarcadas en medallones junto a motivos vegetales. Está concebido como una obra de arte total, donde también destaca la riqueza de la policromía. Hoy es el edificio de la coctelería Varsovia. 

  1. Chalet de Ladislao Menéndez

Situado en la Plaza Europa, es obra de Manuel del Busto en 1907. La casa, de molduras muy cuidadas, recoge la influencia del Art Noveau en los detalles ornamentales. Además, presenta como elemento más destacable una torre-kiosko angular, una solución de capricho que corona todo el conjunto. Desde el mirador del chalet los Menéndez de aquellos años podían ver ver un Humedal sin edificaciones, vislumbrar las torres de la iglesia de San Lorenzo e incluso otear el mar Cantábrico.

  1. Edificio calle Corrida nº1

Obra del arquitecto municipal Miguel García de la Cruz en 1911, ha perdido ya algunos elementos de los que gozaba el proyecto original, entre ellos una recargada torrecilla, pero sigue reuniendo los requisitos suficientes como para resultar sugerente e ilustrativo del gusto modernista. Sobresale en la fachada, que combina cerámica, piedra y hierro, como elemento más destacable la crestería que corona el conjunto. Recuerda en cierto sentido la obra de Gaudí.

  1. Edificio calle Corrida nº8

Obra también de Miguel García de la Cruz resalta por la complejidad de su fachada. En especial por lo que atañe a la multiplicación de materiales y superficies de diferentes calidades y aspecto. Además, presenta una interesante decoración escultórica con motivos como cabezas de mujeres entre hojarasca, rosales o troncos de vid. 

Por Mi Gijón

Popular

guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
- Publicidad -

Lo Último

× Cuéntanos