jueves, febrero 25, 2021

Vacunes y ovines

“Dalgunos añaden que ye too una conspiración del gobiernu chinu, Bill Gates, les farmacéutiques y un primu que tengo yo en Torrelavega pa cambiar el mundu”


Hai unos años -non munchos, anque sí los suficientes pa danos cuenta de que yá tamos n’otra época-, Rosa Díez anunciaba al altu la lleva unes vacunes, les vacunes UPyD, que llimpiaben España de corrupción, dexándola esllumante y preparada p’aniciar un nuevu camín. Esa formula maxistral, casera, distribuyóse bien per televisiones y redes sociales, y la xente apuntóse a un plan de vacunación que tenía mui bona pinta. La idea duró pocu tiempu porque la receta, como la de la Coca-Cola, ye secreta, y nesti país la desconfianza ye como’l café del almuerzu: nun podemos pasar ensin él. 

Esti 2021 aportó una nueva vacuna a esta piel de toru, una distinta, afayadiza, separtada en dos dosis. La formulación fízose rápido, y eso xeneró tovía más dudes que la que mos vendía la política vasca hai tiempu. Dalgunos —munchos, por desgracia— dicen qu’esa indición val pa metenos un chip y controlar los nuesos movimientos, lo que dicimos o facemos, pa dirixir la nuestra vida; otros —tamién hai de los primeros— añaden que ye too una conspiración del gobiernu chinu, Bill Gates, les farmacéutiques y un primu que tengo yo en Torrelavega pa cambiar el mundu y da-yos milenta millones del nuesu erariu a les empreses que tán desendolcando’l chip esi. Una llocura. Asina que, si al mieu que causa’l propiu virus-y sumamos la conspiranoia d’abondes oveyes bípedes, el resultáu ye’l caos, una sociedá esgonciada. 

¿Qué díbemos esperar del país nel que s’escribió El Llazarín de Tormes? 

Munches son les noticies estes últimes semanes nes qu’apaecen cargos públicos, lliberaos sindicales y suxetos que pasaben perhí —de casualidá, claro ta— que reciben la vacuna enantes que naide, y non contentos con ello xuben la semeya a redes sociales, arguyosos de formar parte de la sociedá qu’acolumbra ensin mieu’l futuru. Mientres esto asocede, les Unidaes de Cuidaos Intensivos y les plantes hospitalaries siguen enllenes de xente enfermo, y nesta tercera fola, amás, muncha xente mozo. Hailos que salen alantre; otros, anque lo intenten —asegúrovos que facemos tolo que podemos por ello—, nun lo consiguen. Xente que naguó pola vacuna y nun va vivir pa tener esa oportunidá. ¿Qué díbemos esperar del país nel que s’escribió El Llazarín de Tormes

En viendo esta situación, tando unu yá vacunáu contra la covid, nun pueo más que pidir que Pfizer o otra compañía farmacéutica busque pel caxón a ver si atopa aquella receta escaecida y enfota la producción pa qu’España reciba munches, munches dosis, que falta-y fai.


Andres Treceño, médico y columnista de miGijón

Popular

guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
- Publicidad -

Lo Último

× Cuéntanos