lunes, marzo 1, 2021

“7 de cada 10 celíacos siguen sin diagnosticar”, hablamos con Dany Faccio, celíaca y creadora del movimiento singlutenismo

Daniela Faccio (Dany Faccio en redes) es la creadora del movimiento singlutenismo. Celíaca desde los 22, tras estudiar arquitectura comenzó un blog, singlutenismo, que poco a poco y gracias al boca a boca ha conseguido reunir a una comunidad de 25.000 seguidores en Instagram, que siguen sus recetas, consejos y respuestas singlutenistas.

En 2018 Dany presentaba su primer libro, “Manual ilustrado del singlutenista”, un abc para celíacos (recién diagnosticados o veteranos), pero también para todos aquellos que quieran saber un poco más de qué es exactamente la enfermedad celíaca. En él podemos encontrar respuesta a todas esas dudas alrededor del ‘gluten’, pero también consejos para el día a día en el “mundo sin gluten”.

Argentina de nacimiento, Dany se crio en Oviedo, se formó en Valencia y actualmente vive en Madrid. Entre medias, a esta treintañera le ha dado tiempo a vivir también en muchos otros sitios. De viajes, gluten, bulos y mitos, hablamos con ella.

Has vivido en Asturias, Madrid y Valencia. Pero también en Alemania, México, Polonia e Italia ¿qué diferencias hay para una celíaca de vivir en un sitio o en otro?

En España, la oferta gastronómica que ofrece Madrid es inmensa, también para un celíaco. Pero en Asturias, y más concretamente, en Gijón, ya contamos con tiendas con productos específicos, restaurantes e incluso obradores.

Fuera de España, en contra de lo que se pueda pensar, los celíacos lo tienen más complicado que aquí“.

Lo sé de primera mano y también por mi hermano, celíaco en Alemania. Fuera de nuestras fronteras, (salvando algunos países, como Italia), el etiquetado es mucho más caótico que aquí. 

El porqué lo tengo claro, es ahí donde se nota el trabajo de tanta gente, tanto desde instituciones públicas como asociaciones de celíacos, que han luchado para que, ahora mismo, en España tengamos un buen etiquetado.

Y todo ello teniendo en cuenta que, en España, seguimos teniendo una tasa de infradiagnóstico del 70%. Es decir, el 70% de los celíacos no saben que lo son.

Hablando de estas asociaciones (en cada comunidad hay una, y todas se agrupan en la Federación de Asociaciones de Celíacos de España – FACE), ¿conoces su trabajo? ¿crees que son necesarias?

Soy muy partidaria del asociacionismo, es muy necesario que estén y es una labor que no podemos hacer a nivel individual. Hay una parte del trabajo de divulgación, y de conquista de ciertos derechos que es institucional, y por ello es muy bueno que las personas celíacas podamos contar con ellas.  

(singlutenismo)

Más allá de ello, hay muchas asociaciones en España, algunas haciendo un gran trabajo, y otras no tanto. Da la sensación de que para algunas, “todo vale”, y no es así.

Como influencer no solo de la comida sin gluten, sino de la buena comida, ¿qué opinión te merece Carlos Ríos y su movimiento Real Fooding? No han sido pocas las polémicas en las que se ha visto envuelto.

El Realfooding ha conseguido algo muy bueno, que es que gente muy joven, a la que antes le interesaba muy poco comer sano o tener buenos hábitos, se haya interesado por ello. Muchos han reducido el consumo de alcohol, han dejado de fumar, tratan de comer más sano… y eso es positivo.

Por otra parte, el problema viene dado en que, cuando tienes una comunidad muy grande, creo que tienes que ser muy responsable y cuidadoso con el mensaje que transmites. Es verdad que, como comunicadores, no somos responsables de lo que la gente entienda, sino de que lo digamos. Pero sí podemos aprender y adaptar el mensaje para que deje de existir ese “malentendido”.

A él le han pasado varias situaciones de este tipo, y creo que eso es, por un lado, un “fracaso” a la hora de transmitir el mensaje y por otro la consecuencia de un método muy restrictivo. Su movimiento habla de comer un “10% de ultrapocesados”, una rigidez a la que no todo el mundo va a ser capaz de llegar.

De lo que yo puedo opinar, del mundo singlutenista, puedo decir que, teniendo sus dos libros, fue una gran decepción comprobar la manera en la que trataba el tema.

Hablando de modas y movimientos de “comida sana” llegamos al apartado: bulos y mitos de la celiaquía. ¿Cuáles de ellos son los más repetidos a día de hoy?

Afortunadamente, ha disminuido un poco lo de pensar que comer sin gluten, sin ser celíaco ni tener problema alguno con el gluten, es más sano. Por contra, hay una fuerte corriente, a la que mucha gente se está subiendo, que dice: “vale, no soy celíaco pero el gluten me hace daño. Dejo de comerlo”.

Hay que repetirlo siempre: si el gluten te sienta mal, lo que hay que hacer es ver de dónde viene ese malestar. Hay muchas patologías que pueden estar causando ese malestar, y eliminar el gluten sin pruebas y sin diagnóstico no soluciona el problema. 

Detalle libro (IG: singlutenismo)

El etiquetado es otro de esos grandes falsos mitos que sobreviven en la población. Se ve el gluten como un reclamo de producto más sano, cuando no lo es. El etiquetado es algo que el colectivo singlutenista necesitamos para poder llevar una dieta adecuada, nada más. Mi consejo es, que si no se tiene ningún problema con el gluten, se ignore el etiquetado “sin gluten”. Un alimento no es ni mejor ni peor por llevarlo.

Sabiendo que eres arquitecta de formación, la pregunta es obligada, ¿cómo acabas dedicándote a la divulgación de la enfermedad celíaca? 

Siempre digo que se me fue de las manos. Yo estudié la carrera de arquitectura, que siempre me había apasionado. Pero cuando acabé, en 2013, la situación no era la mejor. Había estudiado en Valencia y cuando acabé la carrera y volví a Asturias, y es cuando singlutenismo coge fuerza. 

Vi que, si yo explicaba ciertas cosas, la gente lo entendía mejor que leyéndolo.

Singlutenismo nace porque yo participaba en grupos de facebook de recetas, pero dada mi historia (vengo de una familia italoargentina) veía que lo que yo comía, mis recetas, no estaban ahí. Así que poco a poco empiezo con el proyecto y voy dándome cuenta de que había un vacío. Existía mucha información sobre la enfermedad celíaca, pero no era, por así decirlo, accesible. Vi que, si yo explicaba ciertas cosas, la gente lo entendía mejor que leyéndolo en términos más científicos. Es entonces cuando singlutenismo va tomando forma, y hasta hoy.

Uno de tus últimos post fue dedicado al Día Internacional de la Mujer Emprendedora. En tu caso, ¿cómo has vivido esta realidad?

Lo que me he encontrado, en este mundillo, es mucho prejuicio por ser joven. Creo que muchas veces se me ha infravalorado por ser joven e intentar divulgar, como si no tuviese la potestad o la capacidad para hacerlo. 

Por Paula García Lastra

Popular

guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
- Publicidad -

Lo Último

× Cuéntanos